Del equipo de aerotermia depende el rendimiento

¿Qué es la aerotermia?

La aerotermia es una de las fuentes de energía renovables y limpias que existen que, aplicada a la tecnología, nos permite climatizar una vivienda o local de forma muy eficiente. La aerotermia aprovecha la energía almacenada en forma de calor en el aire ambiente, el cual proviene fundamentalmente del sol.

Cómo funciona la aerotermia

El funcionamiento de la aerotermia se basa en los principios de la termodinámica: transportar el calor del aire (energía térmica) de un ambiente a otro. A través de una bomba de calor se recupera del aire la energía térmica existente y se hace pasar por un circuito lleno de refrigerante en el que se produce un intercambio de temperaturas.

La bomba de calor consta de una unidad exterior y una unidad interior, interconectadas frigoríficamente a través de un par de tuberías y un par de cables para su comunicación. Adicionalmente se necesita un fluido refrigerante con bajo punto de ebullición y un ciclo frigorífico de compresión.

Preinstalación de suelo radiante con aerotermia

Cómo ahorrar con la aerotermia

La aerotermia tiene múltiples usos desde viviendas unifamiliares y chalets a grandes comunidades vecinales que requieren gran cantidad de energía térmica.

Gracias a ella, podemos desde controlar la temperatura interior de una vivienda, ya sea para calefactar en invierno o refrigerar en verano, producir agua caliente sanitaria (ACS) por acumulación en un depósito o incluso calentar el agua de una piscina.

En definitiva, la aerotermia nos permite producir agua caliente o fría.

Ventajas de la energía aerotérmica

  • Alta eficiencia. Consume menos energía (kWh) que los sistemas de calefacción tradicionales y eso se aprecia en la factura mensual.
  • Es una energía renovable, recogida como tal en el CTE (Código Técnico de la Edificación).
  • Es sostenible, y así está clasificada por la Unión Europea.
  • No requiere casi mantenimiento, es como un electrodoméstico más.
  • No produce combustión (no hay caldera) y no hay humo ni residuos. Es más segura.
  • Toda la casa puede funcionar exclusivamente con electricidad, sin necesidad de contratar gas o suministros de combustible. Puede ofrecer aire acondicionado.
  • Agua caliente de bajo coste.
  • La instalación de aerotermia es mucho más sencilla y mejor que una de funcionamiento con energías no renovables.
  • Se pueden combinar sus salidas (radiadores tradicionales, suelo radiante, bombas de calor, etc.)
  • Es la calefacción con menor consumo energético y aporta más energía de la que consume. Por ejemplo, para un equipo con rendimiento 4,5 aportamos 4,5 kW de potencia calorífica por cada kW consumido de electricidad.

Compartir este artículo

Deja un comentario