ITEs

Home - ITEs

ITEs

AEE posee una amplia experiencia en la realización de inspección técnica de las estanterías metálicas en todo tipo de centros logísticos, te asesoramos y presupuestamos cada inspección de forma personalizada y sin coste previo.

Como inspectores realizamos la inspección completa de todas las estanterías a certificar incluyendo los siguientes trabajos:

  • Toma de datos insitu con el desplazamiento de 2 técnicos
  • Redacción del informe técnico del estado actual
  • Elaboración de planos
  • Cálculos de las cargas máximas admisibles
  • Revisión de las intervenciones hechas  para ver si cumplen normativa
  • Medidas de mejora sobre las deficiencias si las hubiera
  • Diseño y fabricación de las placas de carga
  • Colocación de las placas de carga (opcional)

Se realiza la inspección del montaje de las estanterías metálicas ubicadas en las instalaciones, siguiendo la normativa vigente:

  • UNE EN 15512  Almacenaje en estanterías metálicas. Estantería regulable para carga paletizada. Principios para el diseño estructural.
  • UNE EN 15620 Almacenaje en estanterías metálicas. Estanterías regulables para carga paletizada. Tolerancias, deformaciones y holguras.
  • UNE EN 15629 Almacenaje en estanterías metálicas. Especificación de los equipos de almacenaje.
  • UNE EN 15635 Almacenaje en estanterías metálicas. Uso y mantenimiento del equipo de almacenamiento.
  • UNE EN 58013 Almacenaje en estanterías metálicas. Requisitos para el tratamiento de elementos deñados.
  • UNE EN 58014 Almacenaje en estanterías metálicas. Validación de los equipos de almacenaje.
  • UNE EN 15878 Sistemas de almacenamiento en estanterías metálicas. Requisitos para el tratamiento de elementos dañados.

El informe se ha realizado de acuerdo con las disposiciones contenidas en los criterios de la NTP 852 “Almacenamiento en estanterías metálicas” del Instituto Nacional de Seguridad de Higiene en el Trabajo, normas Almacenamiento en estanterías metálicas convencionales para cargas paletizadas, instrucciones dadas en la norma UNE-EN 15635 e indicaciones especificas del fabricante.

Las estanterías son equipos de trabajo y de acuerdo al Real Decreto RD 1215/1997, han de someterse a comprobaciones periódicas por el personal competente, y el resultado de estas comprobaciones deberá documentarse y estar a disposición de la autoridad laboral.

Las estanterías se deterioran con el uso. Esto las convierte en equipamientos inseguros y con elevado riesgo de provocar accidentes y situaciones peligrosas. Una estantería deteriorada puede llevar al colapso de la instalación de forma prácticamente instantánea y sin preaviso.

Los elementos estructurales sufren daños no siempre visibles (Golpes, abollones, rasgados) principalmente producidos durante las maniobras de carga y descarga realizadas con los equipos de manutención (carretillas, transpaletas).

Estos daños afectan negativamente al funcionamiento, prestaciones y capacidades de carga de sus sistemas de almacenaje, haciéndolos más inseguros y peligrosos.

Las consecuencias pueden llegar a producir lesiones en personas, y en caso de colapso o caída a producir accidentes mortales, daños en los materiales almacenados, interrupciones y distorsiones en los niveles de servicio prestado a sus clientes y en la cadena de suministro.

Otras acciones como cambios de ubicación, traslados y cambios en la configuración de las estanterías pueden potencialmente afectar de forma negativa al funcionamiento de sus sistemas de almacenaje.

El equipo de almacenaje debe inspeccionarse regularmente por seguridad y específicamente por cualquier daño que se haya producido. Se debe de mantener un registro de todos los daños u otros problemas de seguridad detectados y llevar a cabo evaluaciones como parte del procedimiento de reducción de daños.

Los temas estructurales principales de inspección deben ser:

  • Estado general de la estantería
  • Correspondencia de los niveles de la instalación con los indicados en el plano
  • Adecuación de las carretillas y las unidades de carga de las estanterías
  • Existencia y ubicación visible de las placas de características
  • Realización de las maniobras de forma correcta por parte de los operarios
  • Orden y limpieza en los pasillos
  • Existencia y necesidad de las protecciones de los puntales
  • Grietas, hundimientos o posibles desperfectos del suelo
  • Las tolerancias y deformaciones de las estanterías no superen ciertos límites
  • Identificación de los elementos en mal estado notificación de posibles riesgos de la instalación y eventual necesidad de descarga de forma inmediata de módulos o niveles.

Cuando se produce un daño en una estantería deben llevarse a cabo una serie de actuaciones. En el diagrama se especifica el proceso a seguir en el caso de daños en la estantería y la clasificación de los mismos en tres niveles de riesgo: verde, ámbar y rojo.

Nivel verde

Se considera esta clasificación cuando no se exceden los valores límites de la figura 6.

En este nivel solamente se requiere mantenimiento y la instalación no necesita disminución de su capacidad de almacenaje.

Riesgo ámbar

Se considera esta clasificación, siempre que los valores límites sean inferiores a dos veces los especificados a continuación:

  1. A) Puntales doblados, en la dirección del plano del bastidor, con deformación permanente igual o mayor a 3 mm medida en el centro de un intervalo “a” de longitud de 1 m. (Fig. 6).
  2. B) Puntales doblados, en la dirección del plano de los largueros, con deformación permanente igual o mayor de 5 mm medida en el centro de un intervalo “a” de longitud de 1 m. (Fig. 6).
  3. C) Deformaciones permanentes iguales o mayores de 10 mm en los elementos de la celosía (horizontal y diagonal), y en cualquier dirección. Para longitudes menores de 1 m, el valor de 10 mm se puede interpolar linealmente. (Fig. 6)

Riesgo rojo

Se considera esta clasificación, cuando los valores límite son iguales o superan el DOBLE de los especificados en la figura 6. Las mediciones especificadas en los apartados A) y B) han de realizarse con la regla de medición adecuada y en contacto con la superficie del puntal, situándola en un lado del punto de concavidad del puntal En todos los casos la regla de referencia, debe tener sus extremos dentro de la concavidad y a igual distancia de la flecha máxima o central.

Bastidores

Si se observan pliegues, desgarros o dobleces (fig. 7a y 7b), el bastidor se considera inutilizado, cualquiera que sea la flecha medida y por tanto, calificada con daños con riesgo rojo. Igualmente, si no se llega a los límites indicados, se debe tener presente que la capacidad de carga del bastidor ha quedado muy mermada. En caso de duda se descargará el bastidor.

Largueros

En los siguientes casos el larguero afectado debe ser descargado y repuesto.

  • Deformación residual* vertical permanente mayor que el 20% de la deformación o flecha nominal (L/200) bajo carga.
  • Deformación residual* lateral mayor que el 50% de la deformación o flecha nominal vertical bajo carga (L/200).
  • Las soldaduras en los conectores presentan agrietamientos o desgarros (Fig. 8)
  • Una o más uñas de un conector están arrancadas, abiertas o visiblemente agrietadas.