El cambio de hora contribuye al ahorro enérgetico

Cambio de hora y ahorro energético

El cambio de hora comenzó en 1973 a generalizarse cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar los relojes para poder aprovechar más la luz del sol y consumir menos electricidad en iluminación.

Hoy, unos 1.500 millones de personas de casi 80 países cambian la hora del reloj dos veces al año con esa finalidad.

¿El cambio de hora ayuda a la eficiencia energética?

La estimación del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) es, sin embargo, que el potencial de ahorro en iluminación en España, por el cambio de hora, puede llegar a representar un 5 % del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros.

Todo ello, sin embargo, debería producirse en base a un consumo responsable de la población española, según la IDAE. Por ejemplo, con el aprovechamiento el máximo tiempo posible de luz natural en lugar de luz artificial.

¿Cuánto supone el ahorro energético en nuestros hogares con el cambio de hora?

La propia UE que estima el ahorro anual por hogar en solo de 6 euros, lo que en España (con 18,69 millones de familias, según el INE) supondría una rebaja del gasto de unos 112 millones, pero apenas 2,37 por persona.

En el cambio de hora de verano, a las dos son las tres

En cualquier caso, algunas organizaciones como Greenpeace recuerdan que la aplicación del cambio de hora de manera indefinida en la UE es «una medida de ahorro más en el contexto de una estrategia europea de apoyo a la eficiencia energética«.

Consejos para impulsar la eficiencia energética en casa

Aunque ya tenemos un post dedicado a ello, no está de más recordar algunas medidas para mejorar el ahorro energético en nuestros hogares.

  • Verificar que tenemos contratada la potencia adecuada a nuestro consumo.
  • Usar bombillas más eficientes como las de LED de bajo consumo.
  • Usar lámparas de luces indirectas para realizar tareas más focalizadas como leer.
  • Mantener un buen aislamiento en casa evitando que el calor o el frío se escape.
  • Comprar electrodomésticos más eficientes y utilizar los programas ecológicos que ya vienen incorporados así como usarlos con una gran capacidad.
  • Evitar poner la temperatura de la casa demasiado caliente o demasiado fría. Los expertos indican que es en torno a los 21 grados.
  • Usar programadores para que los dispositivos se enciendan o apaguen según su uso y apagar los apartados que utilicen stand by.

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario