Ahorrar energía en verano mejorando el uso del aire acondicionado

ahorro energia verano aire acondicionado

¡Ha llegado la ola de calor! El aire acondicionado es ahora nuestro mayor aliado para sobrevivir a las altas temperaturas. Pero el gasto de este aparato se traduce en un aumento de nuestra factura eléctrica, en concreto, una media de 30€ más de gasto para el consumidor doméstico medio.

Hoy os dejamos algunos consejos para evitar despilfarrar el dinero, en la medida de lo posible.

1. Si vas a comprarlo, que sea eficiente.

Si necesitas comprar un aparato de aire acondicionado, revisa la etiqueta energética del mismo. Te recordamos que las letras de las etiquetas de los electrodomésticos van de la A a la D y los colores del verde al rojo. De esta forma, la letra que nos indica que el aparato tiene un consumo muy eficiente es la A en sus tres variables, de más a menos: A+++, A++ y A+. Si compras un aparato de aire acondicionado con la clasificación A+++ ahorrarás un 40% de consumo respecto a uno menos eficiente.

2. Asegúrate de que esté limpio, también por dentro.

La suciedad acumulada en los filtros de aire repercutan en el aparato de aire acondicionado, ya que necesita utilizar más energía para refrigerarse. Mantener los filtros limpios, no solo ayuda a la eficiencia energética, sino que además mejorará la calidad el aire que el aparato expulsa, evitando problemas respiratorios, y evitará los malos olores al encenderlo. Consulta en este post cómo limpiar y poner a punto el aire acondicionado.

3. Mantén la temperatura fija a 26ºC.

Tal y como os contamos en nuestro anterior post de «consejos para reducir el consumo eléctrico del hogar y el ahorro de energía en tus facturas«, en verano, es recomendable fijar la temperatura en 26ºC. Además, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) esa es la temperatura óptima a la que fijar el aparato. Ten en cuenta, además que por cada grado por debajo de los 25ºC implica un 8% más de energía aproximadamente. Si tienes posibilidad, programa que se encienda media hora antes de que llegues a casa. Así encontrarás el clima óptimo cuando llegues, evitando ponerlo a menos grados para acelerar el enfriado y gastando más energía.

4. Evita instalarlo donde pueda darle el sol.

Si ya lo tienes instalado en un sitio donde esté expuesto al sol, trata de bajar las persianas o cortinas para evitar al máximo la exposición solar. La radiación constante provoca una disminución de la eficiencia del equipo debido a la alta temperatura.

5. Aprovecha al máximo la energía.

Cuando pongas el aire acondicionado, cierra todas las puertas y ventanas para evitar derrochar energía. Por la noche, abre las ventanas y desconecta el aparato para aprovechar el frescor del exterior. En la mañana es el momento de bajarlas de nuevo para mantener la temperatura interior y evitar que la casa se caliente. Con este aislamiento, mantendrás una temperatura interior constante, ahorrando energía.

Esperamos que nuestros consejos te sirvan de ayuda para ahorrar energía en tu hogar este verano.

Recuerda que si necesitas asesoramiento energético, puedes consultarnos de forma gratuita.